Jugar es indispensable

Los adultos damos un valor superior a lo intelectual en comparación a lo emocional y corporal. Jugar es considerado como una pérdida de tiempo, una distracción.

Presionamos a los niños para desarrollar rápidamente la dimensión cognitiva: matemáticas, escritura, lectura… Sin embargo, jugar es una actividad insustituible en el desarrollo, negar la oportunidad jugar, es negar a los niños el medio de decirse a sí mismos sus emociones.

Cuando el niño esta invadido por sus emociones y no las puede representar, menos aún va a acceder la dimensión cognitiva, la rechaza, por no sentirse preparado.

El niño esta disponible hacia el aprendizaje cuando:

  • ha lo logrado cierta seguridad emocional.
  • comunica sus emociones
  • Experimenta el juego simbólico
  • Disfruta construir y dibujar

Todos estos procesos están implicados en la acción de jugar.

José de Jesús Ochoa Tabares

Especialista en Práctica Psicomotriz Aucouturier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *